22 abril, 2020

LO QUE EL VIRUS SE LLEVÓ

Pero hay que pensar que también se lleva nuestra prisa diaria por cumplir una rutina a la que hemos estado habituados, ahora tenemos más tiempo para pensar, podemos convivir con nuestra familia, con nuestra pareja, con nuestros hijos.